Selección de fútbol de Brasil 82 se reúne para ayudar a combatir la epidemia

Foto de archivo del DT de Brasil Tele Santana (sentado a la izquierda) posando en un entrenamiento junto a Edinho (C) y Zico (D). Parados (I-D) aparecen Junior, Socrates and Cerezo. May 28, 1985. REUTERS/Vanderlei Almeida ESTA FOTO FUE ESCANEADA DE UN NEGATIVO

10 abr (Reuters) – Los miembros de la selección brasileña que jugó el Mundial de 1982 se reunieron para pedirles a sus compatriotas que donen dinero para ayudar a que las hacinadas favelas del país eviten los peores estragos del coronavirus.

En una iniciativa dirigida por Paulo Roberto Falcao, 19 jugadores, entre ellos Zico, Junior y Leandro, grabaron un mensaje de video en el que pidieron donaciones.

“El equipo de 1982 en Brasil era conocido por su creatividad, unión y ética de trabajo colectivo”, dijo Falcao. “Ahora estamos volviendo a la acción nuevamente por Brasil”.

El excentrocampista de la Roma e Internacional dijo que se recaudaron 2,6 millones de reales (500.000 dólares) en menos de una semana.

El vídeo es el más reciente de una serie de esfuerzos de futbolistas brasileños para ayudar al país sudamericano a hacer frente a los efectos de COVID-19.

Más de 900 brasileños han muerto por el virus, pero los médicos temen que la cifra aumente mucho si hay un brote en las densamente pobladas favelas, barriadas que están en la mayoría de las ciudades brasileñas.

El equipo de Brasil 1982 es considerado una de las mejores selecciones que nunca ganó el torneo. Después de vencer a la Unión Soviética, Escocia, Nueva Zelanda y Argentina, necesitaba empatar con Italia para pasar a la final.

Sin embargo, un triplete de Paolo Rossi le dio una victoria 3-2 a Italia, que después derrotó a Alemania Occidental para consagrase campeona del mundo.

Todo el equipo de Brasil, excepto Sócrates, el arquero Waldir Peres y el mediocampista Batista todavía están vivos y contribuyeron con un video para la iniciativa de Falcao.

(1 dólar = 5,1930 reales)

Reporte de Andrew Downie; Editado en español por Javier López de Lérida

Deja un comentario