El Barça busca convertir campamentos de refugiados de Lesbos en una oportunidad para los niños

LESBOS, Grecia (Reuters) – Puede que no sea el Camp Nou, pero la organización benéfica del Fútbol Club Barcelona le está dando a los niños refugiados que viven en campamentos temporales en Lesbos una oportunidad de experimentar el deporte rey.

Los organizadores de la iniciativa dicen que las sesiones de entrenamiento de fútbol para los niños, que tienen lugar en dos campos de refugiados en la isla griega, promueven el diálogo, el respeto y la tolerancia, ayudando a reducir el estrés y crear lazos de amistad.

“Sabemos que podemos influir en ellos, podemos ayudarlos a soñar, podemos enseñarles el futuro”, dijo Jordi Cardoner, vicepresidente del Barcelona y de la Fundación Barça.

Lesbos ha sido una de las principales puertas de entrada a Europa para los refugiados que huyen de conflictos. Cientos de miles de refugiados pasaron por Grecia en el pico de la crisis migratoria de Europa en 2015 y 2016.

La entrada griega se ha cerrado en gran parte, pero hasta 15.000 refugiados permanecen en campamentos en las islas periféricas del país en condiciones denunciadas como inhumanas por muchas organizaciones humanitarias.

Algunos campamentos de las islas griegas están tan congestionados que acogen al doble de su capacidad, según las últimas cifras del gobierno. Para reducir este hacinamiento, las autoridades han empezado a trasladar a cientos de personas a instalaciones en el continente.

Cientos de niños se han apuntado al programa del FC Barcelona “FutbolNet” desde su implementación en julio de 2017, con el apoyo de la Fundación Stavros Niarchos y la ONG Movement on the Ground.

Niños de dos campos de refugiados asisten a la academia de fútbol en la isla. Las sesiones de entrenamiento duran dos horas y tienen lugar tres días a la semana. En el proyecto participan entrenadores que también son refugiados y que han recibido asilo.

“Estos chicos (…) están aquí sin sus padres y no tienen a nadie que les diga qué está bien o qué está mal”, dijo Aesa Osso, un entrenador sirio. “En este programa ellos aprenden un montón de valores como el respeto, trabajo en equipo”.

Escrito por Michele Kambas; editado en español por Elena Rodríguez en la redacción de Madrid


Deja un comentario